En un dulce silencio
(extracto)

Las temblorosas aguas del sueño
me acercaron a tu rostro

pude asir
el mágico contorno de tu pelo.

Extraños senderos
nos llevaban después
hasta una ciudad lejana.

Aún te siento.