Cuqui
(extracto)


(...) "A medida que el peinado avanzaba, los cabellos
eran más suaves. Yo deshacía con cuidado las puntas.
Mis dedos se entrelazaban. Los separaba, los volvía a juntar.
Era un derivar lento.
Los pájaros se enredaban.
Me miró con sus ojos claros.
Poco a poco su pelo y los pájaros fueron ganando
toda la casa". (...)