Madre volviendo

La madre como en sueños regresaba
(la figura en el aire temblorosa)
y al final del jardín, desde la rosa
última rosa abierta me llamaba.

Lejanos, como el canto que llegaba
los ojos en la noche silenciosa
y la piel en la sombra misteriosa
como en el tiempo viejo me guardaba.

Perdida de la tierra toda dura
memoria ya de muerte, la ternura
me entreabría los ojos de cariño.

Me nombraba al nacer, esperanzado.
Entre las manos suyas, asombrado
el rostro se me había vuelto niño.

 

Canción enamorada para Magdalena

Vengan padre, madre
abuelos, hermanos
amigos, maestros
y hasta los lejanos
que no la conocen
vengan todos rápido
y traigan canciones
y traigan regalos
y traigan poemas
y flores del campo
porque Magdalena
cumple quince años.

Es que así de pronto
como un suave manto
como una paloma
como un viento alado
como cien mil pétalos
como cien mil pájaros
se ha encendido el alba
la luz ha brotado
y de azahares nuevos
se ha cubierto el árbol.

Vengan todos juntos
no demoren tanto
alaben el dulce
y puro milagro
de amor y ternura
bajo el cielo claro
nazcan al asombro
y crezcan al canto
porque Magdalena
cumple quince años.

Felices los ojos
que te miran tanto
feliz la sonrisa
que nace en tus labios
y las cosas lindas
que nos va dejando
cada gesto tuyo
cada risa y llanto
y cada ternura
de tu mundo claro.

Padre, madre, amigos
vengan todos rápido
porque Magdalena
cumple quince años.